Las malas noticias afectan de distinta manera a hombres y mujeres